Historias de Mujeres - Reportaje Imprimir

Fotos de mujeres de Chiltiupán

El reloj marca las 2 de la mañana y Estebana Peña del Cantón Siberia en el Municipio de Chiltiupán, La Libertad ya está despierta y ha empezado su faena.  Ella debe dejar el alimento para sus once hijos y su esposo.  El motivo de estar despierta tan temprano es porque debe cortar y salcochar unos elotes para poder, como ella muy bien dice “ganar” unas “fichitas”.

“Cuesta mañanear, debo dejar las tortillitas para mis hijos y atenderlos, yo regreso hasta la tarde y ahí vuelvo a encargarme de ellos”, declaró Peña.

Estebana, es una miembro de la Asociación de Mujeres de Chiltiupán (AMCH), la cual ya lleva dos años legalizada. Sin embargo, en su comunidad las mujeres llevan mucho tiempo participando de los comités del caserío. Se dedican a la casa, a la milpa, cuidan de los hijos, cocinan, recogen leña, dan de comer a sus animales de corral, jalan agua y muchas veces recorren largas distancias por veredas y senderos a pie con carga sobre su cabeza.

Son las 5 de la mañana y Estebana está lista para empezar su día fuera de casa, camina hasta la vía para poder el tomar el bus que la lleve al desvío de Chiltiupán, luego debe pedir “ray” para llegar hasta el casco urbano.  Las horas han transcurrido y Estebana ya está en el Parque Central de Chiltiupán, lista para vender los elotes que cocinó,  a $0.20 centavos y ser parte del Foro “Participación de la Mujer en el desarrollo de la economía”.


Estebana Peña

Estebana Peña, una mujer emprendedora





Ursula ManzanaresTodas las mujeres participantes vienen de la zona rural de todo el municipio, algunas de ellas tienen pequeñas iniciativas artesanales y de producción agropecuaria en pequeña escala. La mayoría son de tez morena, sus rostros demuestran timidez y algunas ya son madres y jefas de hogar.

Los organizadores del Foro: AMCH, CRIPDES e INTERVIDA, buscan motivar a estas mujeres para que se sientan reconocidas como Productoras, Empresarias y Artesanas y no como se les ha visto hasta ahora la esposa-mamá que ayuda a su esposo.

Algunas venden miel de abeja, fruta, producen bálsamo, arroz en leche, fruta deshidratadas, alboroto, entre otros.

Úrsula Manzanares, es otra de las participantes y comparte ahora su primera experiencia como mujer organizada. “Es la primera vez que hago alboroto, pensé que no podría pero lo logré, para que voy a mentirle señorita, yo puedo hacer quesadillas, salpores, marquesote, tamales, trabajo de cuma, siembro frijol, maicillo, arroz, estar organizada me ha ayudado muchísimo, para conocer mis derechos y aprender nuevas cosas”.

El Cerro El Malacate y El Peñón rodean este municipio situado aproximadamente a 66 kilómetros de San Salvador, tiene 11 cantones y 2 barrios principales. María Victoria Vega, lleva ya ocho años caminando en esto de la organización local, a pesar de vivir muy lejos del casco urbano en el Cantón Cuervo Arriba, Caserío El Progreso, su interés por el bienestar de las mujeres y por los derechos de éstas, la hace luchar cada día, sin importar, lo que deba caminar y el tiempo que deba invertir.

Chiltiupán cuenta con 5 mil 413 mujeres, de éstas 968 son jefas de hogar. Estas mujeres que son parte del desarrollo del municipio también enfrentan muchas limitantes.

“Queremos ser tomadas en cuenta desde nuestros cantones y caseríos, queremos ser parte de ellos y no solo como esposas y madres de familia, para nosotros esta es una lucha más pesada, que el saco de maíz que acarreamos de la milpa. Aquí nos ven como números nada más, no nos dan oportunidades que nos beneficien a nosotras igual que los hombres”, argumenta María Vega.

Según Vega, durante su participación en el Foro denunció que no hay quien les ofrezca apoyo, muchas mujeres tienen venta de comida, de queso, de pan, de gallinas, de huevos, de muchas cosas que ayudan al sustento de sus hogares; tampoco son sujetas de crédito y desde la Alcaldía ella manifiesta que no obtienen ningún apoyo.


Mujer comerciante de Chiltiupán

Mujer comerciante de Chiltiupán




Mujeres comerciantes de Chiltiupán

Mujeres comerciantes de Chiltiupán


“Al estar organizadas se nos enseña a tener confianza e igualdad con todas las personas incluyendo los hombres, se nos enseña a ayudarnos unas con otras; el problema que tenemos acá en Chiltiupán, es que pocas mujeres estamos en organizaciones, no vienen a las charlas porque viven muy lejos, les cuesta salir a la vía, muchas no pueden pagar el bus, las carreteras están en mal estado, a estas mujeres les cuesta moverse”, acotó Vega.

De acuerdo con AMCH, hasta el momento sólo cuentan con el apoyo de la Asociación para el Desarrollo de El Salvador (CRIPDES), la Fundación Privada INTERVIDA y el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU). 

“Mire con ISDEMU, hemos aprendido mucho, yo siento el beneficio de esta manera: antes no defendía mis derechos, ahora siento que si puedo, ayudo a las demás mujeres y tratamos de buscar igualdad con el hombre”, declaró Vega.

Dicho Foro aglutinó alrededor de 150 mujeres, Regina Posada del Equipo Técnico de Ventanilla del Departamento de La Libertad de ISDEMU, durante su intervención les habló de las distintas Leyes que protegen a la mujer a nivel nacional entre ellas la Ley Especial para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres y la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las mujeres.  Así mismo, les dio a conocer lo que significa la Autonomía, que es el grado de libertad que una mujer tiene para poder actuar de acuerdo a su elección y no con la de otras personas.




Mujer comerciante de ChiltiupánEl reloj casi marca la 1 de la tarde y a Estebana le falta poco para terminar su venta y luego volver a casa por los mismos senderos y veredas que día a día recorre con el fin de obtener ingresos, por muy mínimos que estos sean.

“Tenemos manos, pies, inteligencia y ganas de salir adelante, somos la fuerza de nuestras hijas y nuestros hijos, el sostén de nuestras casas, lo único que pedimos es oportunidades para sacar adelante a Chiltiupán”, sostuvo Vega.

Vega también exhortó a todas las mujeres chiltiupanenses a organizarse, a trabajar unidas para mejorar sus vidas, ya no quieren más maltrato, ni violencia, sólo quieren ser respetadas y obtener un lugar en ese pueblo donde han nacido y en el cual han sido excluidas, a pesar de su valioso aporte al desarrollo del municipio y de sus familias.



Mujeres comerciantes de Chiltiupán